Internet

Aceptar las críticas (todas) y hacer algo con ellas

Siempre chincha ese que viene y te dice “tu comentario es digno de un paramecio”. Pero eso no es una crítica, es su propia pérdida de tiempo al decir algo que no tiene fondo. Las críticas sí que lo tienen, y además cuando tienen argumentación siempre revelan algo bueno o malo sobre lo que has hecho.

Creo que si todo el mundo aceptase las críticas, las entendiese y obrase en consecuencia no harían falta ninguno de los típicos artículos estilo “210 buenas prácticas para llevar tu página en Facebook”. Cuesta verlo, pero aceptar que las críticas tienen valor positivo es un paso adelante. Las críticas buenas suben tu ego y todo eso, pero las malas te dan la oportunidad de ser y hacer todavía más.

Seguro que ya hablé otras veces de este tema.

Estándar
Actualidad

Hacienda, esa amiga

la Agencia Tributaria va a obligar ahora a este colectivo [los autónomos, aporto], al igual que las empresas, a presentar trimestralmente una declaración informativa con el contenido de los libros de registro de facturas, detallando físicamente cada una de ellas

Visto en elEconomista.

Me parece de escándalo y también otras cosas que no voy a decir pero que os imagináis. Es decir, muchos autónomos pasan una época mala, y por lo general están en condiciones bastante precarias en cuanto a estabilidad, seguridad y continuidad, economía y papeleo. Algunos autónomos incurren en fraude, y aquí me mojo que los habrá que incurren en el fraude a propósito, pero otros incurren en fraude indirecto por no poder pagar X en el momento determinado que hay que pagarlo.

El papeleo es odioso, pero si además hay que declarar trimestralmente ya la cosa se complica y, al menos yo, no se si voy a hacerlo todo bien. A lo mejor me tengo que gastar dinero en una gestoría, o a lo mejor lo hago yo, y si fallo pago. La sensación que da es que si eres autónomo probablemente seas un cochino ladrón. Te lo dicen con una sonrisa cuando no te prestan dinero para comprar un mueble, pero te lo dicen: “no te lo presto que igual no me pagas”.
Sigue leyendo

Estándar